Las empresas de la economía social aguantan la crisis

Las empresas de la economía social aguantan la crisis

Economía Social: sector que aglutina a entidades de naturaleza privada cuya característica común es que se constituyen para satisfacer necesidades sociales y no para retribuir a inversores capitalistas. Las empresas que forman parte de este entramado (desde cooperativas hasta sociedades laborales pasando por entidades de trabajo protegido) han tenido la capacidad de mantener los puestos de trabajo “en estos duros años de crisis y han demostrado que han sido más resistentes que las empresas capitalistas-tradicionales”. Así lo apunta el último informe del Observatorio Vasco de Economía Social: el peso del empleo de las entidades de la economía social sobre el total del empleo de la comunidad autónoma ha aumentado en el período 2009-2015. En la actualidad, las entidades de la economía social dan empleo a alrededor de 90.000 personas, lo que supone en torno al 10% del total de trabajadores del País Vasco.

Por ámbitos, la crisis ha sido especialmente complicada para las cooperativas. La caída del símbolo de la Corporación Mondragon puso en jaque al propio sistema y “evidenció la importancia de mantener la coherencia con los valores cooperativos, dando paso a una nueva etapa”, recalca el estudio. Durante ese tiempo los puestos de trabajo en las cooperativas han tenido una evolución positiva: en 2009 eran 55.121 las personas que trabajaban en cooperativas de los tres territorios históricos, mientras que a 31 de diciembre del 2016 ascendían a las 57.815 personas.

En cuanto a la evolución de las Sociedades Laborales de Euskadi, en 2009 trabajaban 11.444 personas en este tipo de entidades, y en 2016, 6.876 personas.  Aunque el número de empleos ha bajado, “los datos del 2016 han sido positivos, ya que el empleo ha experimentado una subida del 2,95% en Euskadi”.

Por otro lado, la evolución del empleo en las empresas de inserción ha sido positiva. En 2009 eran 365 las personas en proceso de inserción las que trabajaban en estas entidades, mientras que en 2015 contaban con 387 personas trabajadoras.

Los datos del número de trabajadores en las Asociaciones y Fundaciones de Euskadi  también son positivos. El informe señala que en 2010 trabajaban 12.448 personas en estas entidades, y en 2014, 14.075 personas. “El año 2016 ha sido especialmente importante para las fundaciones, ya  que se aprobó la Ley de Fundaciones de Euskadi, que da mayor seguridad jurídica a estas entidades y refuerza el derecho a la creación de fundaciones”.

Las cifras sobre centros especiales de empleo muestra un crecimiento en número de entidades y centros. También aumentó el empleo en el sector, en especial entre las personas con enfermedad mental, que en 2015 fueron un 18,4% más que el año anterior. Aunque se observa un incremento continuado de los contratos eventuales, en 2015 éstos representaban únicamente el 38%, muy por debajo de la media de las empresas vascas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *