un ex embajador de EEUU consideró más

Visitas : 108

Tensión en Afganistán: un ex embajador de EEUU consideró más probable “una prolongada guerra civil” que una rápida toma de poder de los talibanes

En el marco de la tensión que vive por estas horas Afganistán ante el creciente avance de los talibanes, el ex embajador de Washington en Kabul, Ryan Crocker, consideró que frente al actual panorama es más probable “una prolongada guerra civil” en el país asiático que una rápida toma del poder por parte del grupo insurgente, tras la retirada total de las fuerzas extranjeras, con Estados Unidos a la cabeza.

“Una guerra civil prolongada es un resultado más probable que una rápida toma del poder de los talibanes en todo el país. Están siendo muy inteligentes en esto. No están lanzando grandes ataques contra Kabul”, comentó el ex embajador de Estados Unidos en Afganistán, en diálogo con la cadena ABC.

Desde el viernes los talibanes han arrebatado cinco capitales de provincia en una ofensiva relámpago, casi un mes antes del 20º aniversario de los atentados del 11 de septiembre que desencadenaron la invasión extranjera, liderada por Estados Unidos.

Kunduz, Sar-e-Pul y Taloqan, en el norte, cayeron con pocas horas de diferencia el domingo, según confirmaron legisladores, fuentes de seguridad y residentes en las ciudades. Kunduz es la ganancia más significativa de los talibanes desde que lanzaron una ofensiva en mayo, cuando las fuerzas extranjeras iniciaron las últimas etapas de su retirada.

“Están haciendo lo que están haciendo en parte para crear un clima de miedo y pánico. Lo están consiguiendo maravillosamente”, explicó Crocker, en referencia a los insurgentes.

La retirada de las fuerzas extranjeras debe terminar a finales de este mes y Crocker sostuvo que no imagina ninguna circunstancia bajo la cual Estados Unidos vaya a enviar sus tropas de regreso. “El presidente (Joe) Biden lo ha dejado claro. Vamos a salir y nos quedaremos fuera (…) Él lo asume. Ya es una marca indeleble en su presidencia”, afirmó el diplomático norteamericano.

“Después de un mes y medio de resistencia a las afueras de la ciudad, y al intensificarse hoy la lucha con los talibanes combatiendo calle por calle, (…) se decidió evacuar (Taloqan). La ciudad ha caído ahora bajo los talibanes”, aseguró a la agencia EFE el diputado Ashraf Uddin Aini, que representa a Takhar en el Parlamento.

Antes, a primera hora de la mañana, las fuerzas de seguridad habían abandonado también la ciudad de Kunduz para atrincherarse en el aeropuerto provincial, mientras los talibanes aprovechaban para derribar un muro de la prisión y liberar así a cientos de reos, incluidos insurgentes.

Las sedes del gobernador, la policía y otros edificios gubernamentales están “por ahora en manos de los insurgentes”, y la mayoría de los civiles permanecen en sus hogares o vagan de un lugar a otro hacia las zonas más seguras, explicó Nelofar Koofi, parlamentaria por Kunduz en la Cámara Baja nacional.

Malik, un residente de la ciudad, aseguró que la capital es un caos y se están librando “fuertes combates”. Además un mercado textil se ha incendiado, anotó, algo que confirmaron las imágenes que iban llegando de la ciudad publicadas en las redes sociales.

El Ejército, en un comunicado, ha asegurado sin embargo que las fuerzas especiales están llevando a cabo una operación para “despejar” la ciudad de insurgentes, en la que han conseguido recuperar un rotonda y el edificio de la Radio Televisión Nacional.

Los talibanes ya habían tomado en 2015 Kunduz, de un gran valor estratégico al conectar varias provincias y hacer frontera con Tayikistán, consiguiendo permanecer dos días en ella, en un logro sin precedentes entonces desde la caída de su régimen con la invasión estadounidense en 2001.

Otra de las capitales que cayó este domingo bajo el control talibán tras librarse fuertes combates toda la noche fue Sar-e-Pol. ”Los talibanes capturaron toda la ciudad” y ahora las fuerzas de seguridad y los funcionarios provinciales se encuentran “en una base del Ejército en un rincón” de la capital, remarcó la diputada por la provincia Aziza Jalis.

Los insurgentes también tomaron la cárcel, aunque aún no han liberado a los prisioneros, apuntó. La población, mientras tanto, se encuentra atrapada entre ambos fuegos.

El Ejército afgano, con el apoyo puntual de la aviación estadounidense, está intensificando sus combates para recuperar el territorio perdido, con choques en al menos 19 de las 34 provincias afganas, que han dejado al menos 572 insurgentes muertos y 309 heridos en las últimas 24 horas, según el Ministerio de Defensa.

Mientras tanto las muertes civiles continúan, como los 12 miembros de una misma familia, incluidos seis niños, que fallecieron anoche tras la explosión de una bomba al paso de su vehículo en la provincia de Paktia, en el sureste del país.

Con información de AFP y EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *