Arrestan a falso agente de la DEA en EE.UU. que entrenó durante un año a una mujer para obtener información sobre personas sin hogar

El detenido tenía en su poder insignias y credenciales falsas de la agencia antidrogas, entre otros elementos identificatorios.

Un hombre que se hacía pasar por agente de la DEA, y que entrenó a una mujer durante un año para que supuestamente ingresara a la agencia antidrogas, fue detenido y llevado ante la Justicia de Portland (EE.UU.). Esta podría condenarlo a una pena de hasta tres años de prisión y a una multa, según informaron los medios locales.

Robert Edward Golden de 41 años fue descubierto cuando el sargento de policía Matt Jacobsen observó en el baúl de un Dodge Charger, estacionado en el centro de Portland, un chaleco táctico con una insignia de la DEA. Además, en el interior y alrededor de la matrícula trasera tenía luces rojas y azules. Al preguntarles al hombre y a la mujer que estaban junto al vehículo quiénes eran, Golden contestó “federales”, y le ordenó a la mujer con quien estaba, que mostrara su placa de la DEA.

Entre sus pertenencias, el hombre también tenía una réplica de un arma, fundas de armas de fuego, esposas, insignias y una pistola BB.

Finalmente, ambos fueron llevados ante la oficina de la agencia antidrogas en la ciudad, donde los interrogaron. Allí, Golden dijo que había entrenado a la mujer para obtener información sobre personas sin hogar por si “algo le pasaba”, y porque no quería que nadie lo molestara en las inmediaciones de su apartamento, por lo que utilizaba el equipo falso de la DEA para su protección. Además, reveló que había comprado las credenciales e insignias falsas a través de Internet.

Por su parte, la mujer, que no enfrenta cargos, reveló que fue preparada durante un año y que incluso la habían llevado a realizar rondas de vigilancia, realizó prácticas de tiro y hasta afirmó que Golden le había prometido que iba a tener entrenamientos con otros agentes. 

En un principio, Golden quedó detenido, pero el juez lo liberó bajo una serie de condiciones como encontrar y mantener un trabajo de tiempo completo, asistir a una escuela o ambas cosas. Además, no debe salir del estado de Oregon sin autorización, debe someterse a pruebas de drogas y a una evaluación de salud mental; así como resolver una orden judicial pendiente en Texas, cuyo motivo no fue revelado en los 30 días posteriores a su liberación.

Además, tiene por delante un proceso federal al hacerse pasar por un agente federal. En caso de ser hallado culpable, podría ser condenado a tres años de prisión y a una multa de 250.000 dólares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *