Oclusión por cerumen: ¿qué es y por qué ocurre?

Oclusión por cerumen: ¿qué es y por qué ocurre?

La oclusión por cerumen puede ser una afección muy incómoda y molesta. La misma tiene una gran cantidad de causas diferentes, aunque por fortuna, su tratamiento es muy sencillo.
Oclusión por cerumen: ¿qué es y por qué ocurre?

El cuerpo humano cuenta con múltiples mecanismos de defensa contra agentes extraños. La cera juega un papel fundamental en la protección e hidratación de los oídos. En ocasiones, esta sustancia puede acumularse en exceso y causar obstrucciones. ¿Te interesa conocer qué es la oclusión por cerumen y por qué ocurre? A continuación te lo contamos.

La cera o cerumen es una sustancia de color naranja o amarillo resultado de las secreciones de las glándulas sebáceas y sudoríparas. Participa en la lubricación y limpieza del oído humano, así como en su defensa. Es eliminada por el recambio de las células superficiales de la piel y por el movimiento de la mandíbula y la cabeza.

En algunas personas, la secreción se acumula e impacta en la profundidad del oído, originando una oclusión por cerumen. El síntoma más frecuente es la disminución de la audición en el lado afectado. El diagnóstico precoz y el tratamiento oportuno constituyen las claves en el alivio de la afección.

Síntomas de la oclusión por cerumen

Las manifestaciones de la oclusión por cerumen suelen ser bastantes molestas y afectan la calidad de vida de la persona. Se estima que esta afección, en conjunto con la otitis media y externa, son las principales causas de hipoacusia conductiva en pacientes menores de edad.

Las personas afectadas experimentan desde dificultad para escuchar sonidos lejanos hasta un bloqueo total de la capacidad auditiva del oído obstruido. De igual forma, los pacientes con oclusión por cerumen suelen presentar los siguientes síntomas:

  • Dolor en el oído.
  • Sensación de presión o inflamación en la zona.
  • Zumbidos o tinnitus.
  • Picazón o prurito en el oído.
  • Náuseas y mareos.
  • Salida de fluido por el conducto auditivo.
  • Percepción de olor desagradable proveniente del oído.

Lee también: Tratamiento farmacológico para la otitis

¿Cuándo consultar al médico?

Es recomendable buscar ayuda médica especializada siempre que se presenten síntomas óticos desagradables o extraños que afecten el desenvolvimiento cotidiano. El médico es el único capacitado para evaluar el estado de salud de los oídos mediante el interrogatorio y el examen integral del conducto auditivo.

Es importante no retrasar la ayuda médica y acudir al especialista lo antes posible, ya que esto podría perjudicar el pronóstico de la afección. Además, es aconsejable no intentar extraer el cerumen por cuenta propia o con métodos tradicionales hogareños. Estas situaciones aumentan el riesgo de complicaciones.

Médico revisa oído tapado por cerumen.
Es importante la consulta médica para confirmar que se trata de cerumen y que no hay otra afección causando la hipoacusia y los dolores.

¿Qué causa la oclusión por cerumen?

La presencia de cerumen en el oído es normal y forma parte de la fisiología del cuerpo humano. Se elimina por sí solo producto de los movimientos de la mandíbula al masticar o hablar, los movimientos de la cabeza y el cambio del epitelio superficial de la piel.

En este sentido, la oclusión por cerumen está asociada a factores que aumenten la producción de cera o dificulten su salida. El principal mecanismo asociado es la impactación al utilizar hisopos de algodón u horquillas como parte de la higiene diaria.

Los hisopos de algodón desplazan la cera distribuida en el conducto auditivo hasta la parte posterior e incluso pueden ocasionar lesiones en esta estructura. Además, la obstrucción por cerumen también está relacionada con la presencia de obstáculos, como dispositivos auditivos, audífonos o tapones de oídos.

Por otro lado, estudios demuestran que, a medida que la persona envejece, las glándulas serosas y sudoríparas se atrofian, produciendo un cerumen más seco que tiende acumularse. De igual forma, algunos pacientes con discapacidades de desarrollo presentan canales auditivos hipoplásicos o pequeños que dificultan la salida natural de la cera.

Diagnóstico y tratamiento

La identificación de la oclusión por cerumen o tapón de cera es realizada por un medico general o especialista en otorrinolaringología al emplear un otoscopio. Este es un dispositivo manual que emplea un haz de luz y una lente de aumento para visualizar el interior del conducto auditivo.

El examen del oído a través de este instrumento se conoce como otoscopia. Este proceso introduce un pequeño cono dentro del orificio ótico, lo que facilita el diagnóstico de lesiones. Una vez reconocida la obstrucción, el especialista puede emplear los siguientes procedimientos médicos para extraer el cerumen:

  • Instilación de cerumenolíticos: son soluciones aplicadas en gotas dentro del conducto auditivo para hidratar y ablandar el cerumen acumulado. Las mismas deben dejarse actuar durante un período de 5 a 10 minutos con la cabeza inclinada, para luego extraer la cera diluida.
  • Irrigación: es la instilación a presión moderada de agua destilada, agua oxigenada o suero fisiológico en el oído, con ayuda de una jeringa. Esto permite ablandar el cerumen y extraerlo por arrastre desde la profundidad. Suele utilizarse en conjunto con cerumenolíticos para facilitar el procedimiento.
  • Extracción manual: el especialista emplea una legra, una cureta o un pequeño succionador para ubicar el cerumen impactado y traerlo consigo al exterior del canal auditivo externo.

Prevención y recomendaciones

Es recomendable no utilizar bastoncillos de algodón o hisopos en el interior del conducto auditivo. Los mismos deben ser empleados solo para la limpieza externa del pabellón auricular. De igual forma, se debe disminuir la utilización periódica y a largo plazo de auriculares.

Si se es propenso de padecer esta afección, se aconseja la instilación profiláctica de aceites naturales o alcohol al 70 %, bajo estricta supervisión médica. Además, en pacientes con recurrencia de oclusión por cerumen se recomienda acudir a consulta médica cada 6 meses con el objetivo de valorar el estado de salud de ambos oídos.

También es importante destacar que la limpieza especializada suele prevenir la aparición de nuevos episodios, por lo que el especialista puede indicar la realización de las mismas de forma profiláctica. Además, también existen ciertas maneras de eliminar el cerumen de forma segura y sin generar ningún daño en el oído.

Limpieza de oídos para sacar cerumen.
La instilación de un chorro de solución para quitar por arrastre el cerumen debe hacerse bajo supervisión profesional médica.

Evitar el uso de métodos tradicionales para extracción de cera

En la actualidad, se distribuye una larga lista de procedimientos alternativos no médicos para remover las oclusiones por cerumen de los oídos. La mayoría se basan en el empleo de calor mediante velas u otros instrumentos huecos que permiten la adherencia de la cera a los mismos.

No obstante, estos métodos son riesgosos y están asociados a lesiones por quemaduras e incluso perforaciones del conducto auditivo. Ante la sospecha de un tapón de cera en el oído, no hay que dudar en acudir al médico de forma oportuna. El profesional es el único que está capacitado para identificar y abordar la afección de forma adecuada y segura.

La entrada Oclusión por cerumen: ¿qué es y por qué ocurre? se publicó primero en VisionRDN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *