el euro baja a un mnimo desde 2020 ante la crisis en Ucrania

Segn las estimaciones de la Oficina Europea de Estadstica (Eurostat), en febrero de este ao la inflacin en Europa alcanz el 5,8 %.

Ante los temores de las consecuencias eventuales de la crisis ucraniana y las sanciones impuestas contra Rusia en la economa europea, el euro volvi a entrar en una tendencia bajista, alcanzando sus mnimos en casi dos aos.

Este mircoles, el euro se situ en los1,1106 dlares,llegando a sus nivelesms bajos desde mayo de 2020cuando cotizaba por debajo de los 1,1000 dlares, segn losdatosdel Banco Central Europeo.

“En la situacin actual, vemos el estatus del euro como vulnerable”, afirm Jane Foley, estratega jefe para el cambio de divisas del banco holands Rabobank,citadapor Reuters.

De acuerdo con Foley, se observa actualmente un aumento de los precios de la energa, as como de muchos productos agrcolas, por lo que la situacin actual sugiere para el bloque comunitario riesgos de una mayor inflacin y un crecimiento econmico ms lento.

Segn lasestimacionesde la Oficina Europea de Estadstica (Eurostat), en febrero de este ao la inflacin en Europa alcanz el5,8 %.En contraste, en enero de este aola inflacin en la UE fuedel 5,1 %.

La energa, el sector ms vulnerable

En suinforme, la agencia europea precisa que duranteel pasado mes de febrero la energa era el sector de la economams afectado por la inflacin.

“A nivel corporativo, hay una red derelaciones complejas entre la UE y las empresas rusas, en particular, en el sector energtico”, record Foley.

Por su parte,Karl Schamotta, estratega jefe de mercados en la empresaCambridge Global Payments,subraya Reuters que el euro “est en primera lnea” dado que es la divisa “ms expuesta a choques energticos”.

Las sanciones contra Rusia podran afectar tambin a la poltica desus Estados miembros. “Vamos a necesitar el gas, vamos a necesitar el petrleo.

Y si [la situacin] se mantiene, launidad poltica en Europa ser difcil de preservar”,expresel analista del grupo de expertos Bruegel, Georg Zachmann, a The Washington Post.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *